Food & Cook: 1/07/10 - 1/08/10

30.7.10

Old Amsterdam Muffins Salados

El verano es la mejor época del año para disfrutar de las ensaladas, de eso no cabe duda, y con un mínimo acompañamiento tenemos un plato fantástico, ideal para estos días en lo que no nos apetece demasiado cocinar.


En casa los muffins salados se han convertido este verano en la estrella de la mesa, ya que son fáciles de preparar y acompañan de una forma ideal a cualquier ensalada o plato fresco que se precie.




Me gustan especialmente los de queso y desde que me ofrecieron la posibilidad de dar a conocer el delicioso queso Old Amsterdam, no lo dudé un momento, tenía que hacer mi receta de muffins salados, suaves, sabrosos, jugosos, tiernos ... que servidos tibios junto con una deliciosa ensalada, es comida inigualable.


El queso Old Amsterdam le da mucho carácter, ya que es un queso con un sabor intenso que aromatiza estos muffins de una forma única, el cebollino es otro de mis aliados, tengo que admitir que últimamente lo utilizo bastante, pero es que es tan aromático y aportan un sabor tan fresco, que no me resisto a utilizar una y otra vez.


Como ocurre siempre con los muffins, se hacen en un abrir y cerrar de ojos, no tienen nada de trabajo y os aseguro que tibios con el plato que elijáis será toda una tentación que repetiréis más de una vez, porque ya sea en ensaladas, o acompañando a una sopa (tanto fría como caliente) o con cualquier otro plato, lo disfrutarás mucho y por supuesto repetirás.


Como podéis apreciar en la foto, quedan con una esponjosidad muy buena. Esta es mi propuesta, pero os animo a que lo versionéis con vuestros ingredientes favoritos, aunque si os gustan estos ingredientes, no dudéis en hacerlos, seguro sorprenderán.


Ingredientes:


Para 12 unidades.


  • 220 gr. de harina
  • 1 cda. de azúcar (utilicé Golden Caster Sugar)
  • 1 cda. de levadura en polvo
  • 1/2 cdta. de sal
  • 250 gr. de queso Old Amsterdam
  • 3 cdas. de cebollino fresco
  • 1 Huevo
  • 220 ml. de leche
  • 35 ml de aceite de girasol


Lo acompañé con esta ensalada de higos.


Old Amsterdam Muffins


Para preparar nuestros muffins salados utilizaremos dos bol, en uno de ellos pondremos todos ingredientes secos, es decir la harina, el azúcar, la levadura en polvo y la sal, mezclaremos hasta conseguir integrar todos los ingredientes. Reservamos.


Rallamos el queso y picamos el cebollino fresco en trozos pequeños y reservamos.


En otro bol mezclamos los ingredientes húmedos, para ello ponemos el huevo, lo batimos ligeramente, añadimos la leche y el aceite, y lo batimos hasta que nos quede una mezcla uniforme.


Ahora añadimos los ingredientes húmedos a los secos y mezclamos lo justo hasta que ambas masas queden integradas, pero sin batir en exceso, ya que si lo batimos en exceso hará que pierda la esponjosidad.


Añadimos el queso y el cebollino y volvemos a integrarlos en la masa. Nos quedará una masa ligeramente densa.


Pasamos la masa a nuestro molde, ya sean en cápsulas de papel o no, y lo introducimos en el horno, precalentado a 190º, durante 20-25 minutos.


Pasado este tiempo, lo sacamos y lo dejamos templar sobre una rejilla.


Que lo disfrutéis¡¡

27.7.10

Helado de vainilla francés con cerezas

Se dice que el helado de vainilla es el más consumido a nivel mundial, y no es de extrañar, porque además de ser absolutamente delicioso tienen un sinfín de posibilidades, ya que acompañan de una forma extraordinaria a brownies, bizcochos, en especial el angel food cake el cual me resulta perfecto con él, también con pancakes, fruta asada, etc.


Suelo preparar bastante el de vainilla, ya que es el preferido de Quique, pero como os podéis imaginar he ido añadiendo ingredientes e innovando, ya que es una base ideal para hacer poder combinar y hacer diferentes propuestas.

Suelo acompañarlo de fruta, cookies, chocolate, brownies, frutos secos ..., admite muchas posibilidades, tanto como podáis imaginar, por lo que lo hace ideal para adaptarlo a los gustos de cada casa.


El año pasado hice varias pruebas sin heladera, pero este año desde que Bea me regaló la Heladera de la Kitchen Aid en marzo, no he parado de hacer helados de todos los sabores y sorbetes, que he descubierto que me encantan y que son tan tan sanos, además de refrescantes, que se han convertido en mi gran pasión, y más ahora que hay una fruta que me encanta, aunque también congelé pulpa durante esta primavera, sobre todo fresas, tengo varios kilos congelados



Hoy preparé esta versión con cerezas, admito que últimamente mis postres contienen mucha fruta, especialmente cerezas, melocotones, nectarinas, albaricoques ... tanto en helados, como en clafoutis, flourgnarde, etc, además he descubierto que me encanta la fruta a la plancha, y que con un poco de helado o nata montada tenemos un delicioso postre.


La receta es para algo mas de un litro de helado, ideal si no sois muchos en casa, pero si necesitáis más solo tenéis que duplicar las cantidades.


En la receta se explican dos formas de prepararlo tanto con heladera como si ella, así los que no tengan heladera no tengan la sensación de obstáculo para elaborarla, ya que no es imprescindible, aunque si que admito que con la heladera se obtiene una cremosidad, gracias al aire que incorpora mientras se bate, que hacen que obtengamos un helado con la misma textura que los de una heladería.


Bueno pues vayamos a la receta, espero que la disfrutéis


Ingredientes:

  • 150 ml. de leche
  • 150 ml. de nata (utilicé whipping cream)
  • 4 yemas de huevo
  • 120 gr. de azúcar
  • 300 ml. de nata
  • 1 vaina de vainilla o 2 cdtas de esencia de vainilla natural
  • una pizca de sal
  • 220 gr. de cerezas
  • 40 de azúcar


Helado de Vainilla y Cereza


Lo primero que haremos para empezar a preparar nuestro helado será partir la vaina de la vainilla por la mitad, y extraer las semillas. Reservamos.


En un cazo ponemos la leche, la nata, las semillas y la vaina de la vainilla, lo calentamos pero sin dejar que hierva.


Mientras en un bol aparte, ponemos las yemas de huevo y el azúcar, batimos hasta hasta que nos quede una masa homogénea.


Retiramos la vaina de la vainilla del cazo y vertimos la leche sobre las yemas sin dejar de remover. Volvemos a verter esta mezcla sobre el cazo y lo calentamos sin dejar de remover hasta que la mezcla vaya adquiriendo una textura más espesa y empiecen a aparecer pequeñas burbujas (no llevarla nunca a ebullición).


Pasamos esta mezcla a un bol más grande y le añadimos el resto de la nata junto con la sal, lo mezclamos bien hasta que ambos ingredientes estén totalmente integrados y la masa homogénea. Lo cubrimos y lo dejamos enfriar completamente en el frigorífico.


En heladera

Pasamos la mezcla a nuestra heladera y lo dejamos el tiempo según las instrucciones de cada aparato, yo tengo el accesorio heladera de Kitchen Aid, y el tiempo a seguir aquí es de 15 a 20 minutos en velocidad 1.



Pasamos la mezcla a un recipiente y lo congelamos, hasta el momento de servir.


Sin Heladera


Si no tenemos heladera, pondremos la mezcla un recipiente apto para el congelador (lo ideal es uno de acero inoxidable, ya que el metal acelera el proceso de congelación) y lo dejamos una hora aproximadamente.


Pasado este tiempo, lo sacamos del congelador, (ya habrá congelado ligeramente sobre todo por los bordes), y con unas varillas o un batidor eléctrico, batimos enérgicamente para romper los hielos que se hayan formado, lo introducimos nuevamente en el congelador y volemos a repetir esta operación cada 40 minutas 3 o 4 veces más o hasta que veamos que tiene una textura cremosa.



En ambos casos y antes de introducirlo en el molde del congelador añadimos las cerezas que habremos preparado del siguiendo modo:


Deshuesamos las cerezas, las partimos por la mitad y la rociamos con el azúcar, las pasamos a una sartén y las calentamos durante unos 5 minutos. Retiramos y las dejamos enfriar completamente. Escurrimos bien y las añadimos a la mezcla de helado, con cuidado lo integramos en la masa.


!Que lo disfrutéis¡

21.7.10

Hamburguesa casera, Salsa Ketchup y Salsa Barbacoa


Pues como se suele decir todo llega en la vida y después de un tiempo de intenso trabajo, o intensísimo diría yo, con el añadido extra del IVA, a alguno seguro que le suena esto, llega el momento del final, en el que ves que ya todo esta terminado y que puedes tomarte tiempo para tí, para descansar, en definitiva te quedas totalmente relajado, y con el ánimo de saber que ya quedan pocos días para irse de vacaciones, para renovarse y para coger fuerzas, que a estas alturas del año ya se necesitan.


Como os habréis dado cuenta, no he tenido demasiado tiempo de actualizar en este último tiempo, aunque si que he cocinado y poco a poco iré subiendo todo lo que he preparado, sobre todo muchas recetas veraniegas, que siempre vienen genial para cualquier reunión en familia o con amigas.


La receta de hoy, una deliciosa hamburguesa de Jaime Oliver, me transmite verano, me transmite estar con los amigos en una barbacoa al aire libre, preparar de una forma relajada la comida mientras disfrutamos de una buena charla y de la buena compañía, ... algo de lo que no puedo quejarme, porque gracias a mis amigos y familia, todos estos meses han sido más llevaderos.



Mas allá del concepto fast food o comida basura, que muchos tienen de este plato, hay que decir que una hamburguesa casera está lejos de ese concepto, ya que es una forma excelente de disfrutar de una buena carne fresca, aderezada con diversos ingredientes, acompañada de verduras, salsas caseras como lo pueden ser el ketchup o la siempre deliciosa Salsa Barbacoa y un magnífico pan casero.

¿alguien puede decir que esto no es un plato sano? yo no me atrevería desde luego ya que es un plato muy completo que acompañado de una deliciosa ensalada o unas ricas patatas fritas constituyen un menú perfecto.


Y como sabéis me gusta conocer la historia de cada una de las recetas que elabora, y en este caso no iba a ser menos, porque la Hamburguesa también la tiene.


El origen de este plato, como en otros tanto es incierto y se dice que fue inventada por un gastrónomo de la corte del emperador Tiberio, aunque su historia más actual nos remite al Puerto de Hamburgo y a la importancia que tuvo éste a inicios del Siglo XIX, ya que era el principal puerto de salida de mercancía y de inmigrantes europeos a Estados Unidos, concretamente a Nueva York.


Estos inmigrantes llevaron consigo su comida típica, no era otra que un Steak Tartar que ya algunos cocineros alemanes habían modificado con algo de cebolla, huevo y algo cocinado, y colocaron diversos puestos de comida en el muelle del puerto neoyorquino para atraer a estos inmigrantes.



A esta comida se le conocía como "Carne al estilo Hamburgo", y poco a poco fue ganando adeptos hasta que por primera vez se documentó en el menú del Restaurante Delmonico`s en 1834.


Dicen que para facilitar el consumo de esta carne, a un vendedor ambulante de Winconsin, Charlie Nagreen, se le ocurrió la idea de aplastarla y ponerla entre dos panes, para que la gente pudiera moverse libremente mientras comía, naciendo así el actual concepto de “Hamburguesa”, de hecho se celebra un festival anual en honor de Nagreen.


Fue presentada formalmente como "Hamburguesa" en la Feria Mundial de San Luis, según quedó registrado en el New York Tribune de 1904.


Y tras conocer un poco de la historia de este plato, vayamos a la receta que espero la disfrutéis.


Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de julio nos invita a preparar todo un clásico de la comida contemporánea como lo es la Hamburguesa.


Ingredientes:


Pan de Hamburguesa

Hamburguesa

Salsa Ketchup

Salsa Barbacoa


HAMBURGUESA

  • 12 crackers (se puede sustituir por pan rallado)
  • 8 ramitas de perejil fresco picado
  • 2 cucharaditas de mostaza de Dijon
  • 500 g de carne de ternera picada
  • 1 huevo grande
  • sal y pimienta
  • aceite de oliva


PAN DE HAMBURGUESA

  • 70 grs. de agua
  • 90 grs. de leche
  • 1 huevo
  • 15 grs. mantequilla
  • 1 cucharadita de miel
  • 300 grs. harina de panadería
  • 3 grs. de levadura seca de panadería


Para el glaseado

  • 1 huevo o leche


SALSA BARBACOA CASERA

  • 2 cucharadas de aceite
  • 1 cebolla pequeña finamente picada
  • 3 cucharaditas de vinagre de vino tinto
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 80 ml de salsa de tomate
  • 2 cucharaditas de salsa worchestershire
  • 2 cucharaditas de salsa de soja


KETCHUP

  • 700 gr. de tomates triturados
  • media cebolla
  • 2 cdtas de aceite de oliva
  • 1 cda. de pasta de tomate concentrado
  • 100 gr. de azúcar moreno
  • 135 ml de vinagre
  • 1/2 cdta. de sal
  • 1 pizca de pimienta molida
  • 1 pizca de mostaza molida


Hamburguesa completa con salsa ketchup o Barbacoa


Preparación hamburguesa:

Tritura los crackers hasta dejarlos con la textura del pan rallado, lo podéis hacer con un aparato eléctrico o manualmente, si lo hace manual, envuelve los crackers es un trapo de cocina y machácalos hasta reducirlos a migas muy finas, desmenuzando entre los dedos los trocitos grandes que queden y échalas luego en un cuenco grande.

Pica fino el perejil y ponlo junto con la mostaza y la carne en un cuenco. Casca el huevo encima y añade una pizca de sal y de pimienta.

Con las manos limpias, amásalo y mézclalo todo muy bien.

Divide la masa en 6 partes (si las haces de tamaño medio), y moldea y aplasta cada una de ellas en una torta redonda de un grosor de 2 centímetros.

Riega las hamburguesas con un chorrito de aceite, cúbrerlas y guardalas en el frigorífico para que cojan consistencia, al menos una hora.


Preparación de Pan de Hamburguesa:

Ponemos hacerlo de dos formas, con un robot eléctrico o manualmente, si la hacemos con un robot, pondremos todos los ingredientes en el bol de nuestro robot junto con el el gancho de amasar y lo dejamos unos 8 minutos a velocidad baja, (si lo hacemos manual, ponemos todos los ingredientes en un bol y vamos amasando con las manos unos minutos hasta que todos los ingredientes estén integrados y la masa se despegue) en ambos casos, sacamos la masa y terminamos amasando a mano unos minutos más.

Engrasamos con un poco de aceite o mantequilla un bol y dejamos reposar la masa dentro bien tapada , en un lugar cálido y lejos de corrientes, durante 1 hora aproximadamente o hasta que casi triplique su volumen.

Transcurrido este tiempo, ponemos un poco de harina en la mesa que vayamos a trabajar, volcamos la masa y amasamos un par de minutos para eliminar el aire que ha cogido la masa.

Pesamos la masa y la dividimos en 6 porciones (según deseemos que nos queden de grande los panecillos)

Hacemos bolas con cada una de ellas y las aplastamos ligeramente, la vamos colocando sobre una bandeja de hornear, las pintamos ya sea con huevo o con leche y le espolvoreamos el sésamo, las tapamos con un paño de cocina y las dejamos levar hasta que doble su volumen. Espaciar los bollitos, para que no se os junten en este último proceso.

Ponemos en nuestra bandeja de hornear un cuenco con agua caliente y los panes, lo introducimos en el horno, precalentado a 220º y lo dejamos hornear.durante unos 18 minutos aproximadamente.


Preparación de Salsa Barbacoa:

Calentamos el aceite en una sartén, freímos la cebolla unos 5 minutos o hasta que esté ligeramente dorada, añadimos el vinagre, el azúcar, el tomate y las salsas, removemos y llevamos a ebullición.

Bajamos el fuego y dejamos cocer fuego lento durante unos 10 minutos.

Lo sacamos todo y lo trituramos, lo dejamos enfriar y lo guardamos en un bote.


Preparación de Ketchup:

Picamos la cebolla en trozos pequeños y la rehogamos a fuego medio hasta que adquiera un tono dorado. Añadimos el resto de ingredientes y lo dejamos cocinar a fuego lento (sin tapar), removiendo de vez en cuando, hasta que el tomate haya reducido y adquiera una consistencia sólida.

Pasamos la salsa a un bol y lo batimos hasta obtener un consistencia fina. Lo dejamos enfriar y lo guardamos en el frigorífico.


10.7.10

Haba Tonka Bundt Cake (Tonka Bean Bundt Cake)

En general, los viernes casi todos tenemos la sensación de estar ya casi de fin de semana, pues bien en mi caso esta sensación casi se traslada al jueves, y es que es el día que entre semana como en casa de mi madre, y cómo no, ese día me toca llevarle un bizcocho, para ella es su merienda ideal, y aunque sus preferidos son los de chocolate, siempre disfruta de la sencillez y riqueza de un simple bizcocho bien aromatizado.


Os imagináis cuanta variedad he podido preparar ya?, reconozco que ya casi ni me acuerdo y claro está no subo ni la mitad al blog, porque sino esto sería casi en exclusividad un blog de bizcochos y repostería.

En todo este tiempo he probado muchos, unos mejores que otros, con texturas que se asemejan más a mis gustos y otros menos, y claro entre tanto probar me he encontrado con algunos maravillosos, que son los que comparto, porque sinceramente disfrutar de un sencillo bizcocho es algo sensacional, sobre todo para los que nos gusta este tipo de repostería básica.


En líneas generales me gusta aromatizar los bizcochos, ya sea con vainilla, cítricos, canela, etc, y desde hace ya un tiempo vengo usando la semilla Haba Tonka.

Esta semilla es muy popular y apreciada en la repostería francesa, es especialmente aromática y posee un sabor que recuerda a la vainilla, la almendra, y suavemente a la canela y el clavo.


Es una semilla que para usarla debemos de rallarla, como si fuese una nuez moscada. Nó solo se aplica a bizcochos y pasteles, también es ideal con cremas, pudin, flanes, etc.


La podéis encontrar en algunas tiendas especializadas o comprarla online, yo la compré en Enjuliana.

El bizcocho posee una textura densa, más bien húmeda y con un exquisito sabor provocado por el haba tonka, aunque claro está, podéis aromatizarlo con lo que más os guste.

En esta ocasión solo le añadí un poco de azúcar glas, pero si queréis podéis añadirle cualquier tipo de cobertura, yo en algunas ocasiones le he puesto de chocolate, haciéndolo aún más tentador.


INGREDIENTES:

  • 410 gr. de harina
  • 1 + 1/2 cda. de levadura en polvo
  • 3/4 cdta. de sal
  • 225 gr. de mantequilla (temperatura ambiente)
  • 330 gr. de azúcar
  • 4 huevos
  • 240 ml. de leche
  • 1 +1/2 cdta. de haba tonka
  • azúcar glas (para decorar)

Haba Tonka Bundt Cake


En el bol de nuestra batidora ponemos la mantequilla (a temperatura ambiente) y la batimos hasta que nos quede suave, 1 min., seguidamente añadimos el azúcar y continuamos batiendo hasta que obtener una masa ligera y esponjosa, aproximadamente unos 6 minutos.


Una vez obtengamos esta textura vamos añadiendo los huevos uno a uno, y batimos bien después de cada adicción, continuamos y le añadimos el haba tonca, que habremos rallado con un rallador.


Ahora procedemos a incorporar la harina y la leche, y lo haremos alternando la harina junto con la leche hasta completarlos, y siempre batiendo bien después de cada adicción.


Una vez tenemos nuestra masa lista, la pasamos al molde que vayamos a utilizar, el cual habremos engrasado ya sea con mantequilla y harina o con bake easy, y lo introduciremos en el horno, previamente precalentado a 175º, durante 55-60 min. o hasta que veamos que lo pinchamos y sale nuestra aguja limpia.


Pasado el tiempo, sacamos el bizcocho del horno y lo dejamos enfriar durante unos 10 minutos en el molde, transcurrido este tiempo, lo desmoldamos y lo dejamos enfriar por completo sobre una rejilla. Una vez frío lo ponemos sobre el molde donde lo vayamos a servir y le añadimos un poco de azúcar glas para decorar o cualquier otra cobertura que deseéis.


Que lo disfrutéis


Related Posts with Thumbnails