Food & Cook: 1/02/10 - 1/03/10

22.2.10

MUFFINS DE CHOCOLATE (Milk chocolate chunk muffins)

Este domingo vinieron unos amigos a la casa a merendar y como sé que a Paula le encantan los muffins aproveché la ocasión para probar la receta de Donna Hay, de su libro “Chocolate”. Este libro es realmente bueno, no hace mucho publiqué la Pannacotta de Chocolate, que también está incluida y de la que quedé absolutamente enamorada, me encantó su textura.

Lo cierto es que ya no sé cuantos libros tengo dedicados exclusivamente al chocolate, y aunque pueda parecer que una vez tengas uno, no necesitamos más, debo que confesar que cada uno de ellos me aporta algo nuevo, cada autor transmite su saber y cada uno de ellos elabora cada receta bajo su prisma y personalidad, pasando claro está por las costumbres y orígenes de cada uno de ellos, aportando una diversidad tal, que te hace ver como un mínimo cambio de cantidades o ingredientes crean un pastel diferente, único y con un sabor totalmente distinto.


Los muffins de chocolate para mí transmiten un poco esa visión, aunque todos puedan parecer iguales, hay muchas versiones, pero desgraciadamente no todas son buenas y mucho menos esponjosos. Uno de los problemas con los que más me he topado han sido un sabor insípido y una textura seca.

La base del éxito de un buen muffin es no batir en exceso la masa, en este otro post os doy algunas claves para la elaboración de los mismos y así obtener unos deliciosos muffins.

En esta receta la incorporación de los trocitos de chocolate le aporta una suavidad extra que contrasta magníficamente con la densidad del pastel. Y aunque los muffins están más sabrosos tibios, estos los tomamos pasado unas tres hora ..., estaban realmente ricos y con una densidad que me encanta.

Para los más chocolateros, os sugiero añadir una ligera capa de glaseado de chocolate ..., creo que sería un acabado perfecto, no creéis?


INGREDIENTES:


300 gr. de harina con levadura incorporada

40 gr. de cacao en polvo

1 cdta. de levadura

220 gr. de azúcar

2 huevos

1 cdta. de estracto de vainilla

160 ml de aceite vegetal

125 ml de leche

180 gr. de chocolate con leche troceado



MUFFINS DE CHOCOLATE (Milk chocolate chunk muffins)

Simple Essentials Chocolate by Donna Hay

En un bol mezclamos los ingredientes secos, la harina, el cacao en polvo, el azúcar y la levadura hasta que queden bien ligados (pensad que luego no lo vamos a batir en exceso, así que es necesario que queden bien incorporado el cacao en polvo en la mezcla)

En otro bol mezclamos los ingredientes líquidos, primero los huevos, los batimos ligeramente, seguidamente añadimos la vainilla, el aceite y la leche, lo mezclamos todo hasta que estén bien integrados.


En el bol donde tenemos los ingredientes secos hacemos un hueco en el centro y depositamos la masa líquida, la integramos suavemente con cuidado, no hay que batirlo en exceso, solo lo justo para que queden integradas ambas mezclas.


Seguidamente añadimos los trocitos de chocolate, lo volvemos a integrar pero sin batir en exceso.


Una vez tenemos nuestra masa completada, la vamos depositado en nuestra bandeja de muffins, y vamos poniendo dos cucharadas en cada cápsula de papel (aproximadamente 2/3 de su capacidad).


A continuación lo introducimos en el horno, previamente precalentado a 180 grados, y lo dejamos hornear unos 20-25 minutos aproximadamente o hasta que pinchemos y veamos que sale limpia la aguja.


Que lo disfruten

www.foodandcook.net

15.2.10

Sopa de espárragos trigueros

Hemos pasado un fin de semana en casa, sin salir para nada, solo el viernes, para unas mínimas compras y como no, ir al cine, nuestra gran pasión ..., la protagonista absoluta ha sido la lluvia y eso invita a disfrutar de la calidez del hogar, de la lectura bajo el sonido de la misma, de estar sentados tranquilos bien tapados con una buena manta en el sofá, desconectados de la tecnología, sobre todo del ordenador, y como no, disfrutando de buenas comidas.

Este tiempo invita a disfrutar de platos calientes, en las que las sopas, potajes y berzas adquieren un protagonismo especial. Hoy os traigo una de las sopas que más me gustan, la de espárragos trigueros, algo que no siempre suelo encontrar, pero que mi madre consigue en ocasiones. Tener espárragos trigueros implica en mí pensar siempre en preparar esta sopa, pura tradición en mi casa, que mí abuela preparaba y ahora mi madre me la ha transmitido a mí.

Sencilla, deliciosa, aromática y muy muy reconfortante, el sabor que estos espárragos proporcionan, me atrevería a decir que ligeramente amargo, confieren un carácter único a la sopa, que aderezada con el zumo del limón hacen de ella, una plato absolutamente irresistible.

Reconozco que tengo absoluta debilidad por las almendras en la confección de guisos en la cocina, mi abuela, la utilizaba con frecuencia y nos dejó numerosos platos con ella. La textura cremosa que otorga a los platos de una forma natural es una delicia.

Su preparación es sencilla, rápida y muy buena, ideal para estos días en los que el frío, la lluvia y la nieve, hacen acto de presencia en buena parte de nuestro país.

Se que hay mucha gente que detesta el invierno, pero para mí es sencillamente perfecto y este año, podemos decir en Málaga que estamos teniendo "invierno", algo que otros años nos ha tocado anhelar a muchos.


INGREDIENTES:


2 manojos de espárragos trigeros

1 cebolla grande

2 ajos

35 gr. de almendras

4 ó 5 rebanadas de pan

1 sobre de azafrán

sal

pimienta

4 huevos (1 por persona)

picatostes

limon


SOPA DE ESPARRAGOS TRIGEROS


Lo primero que haremos será preparar los espárragos, para ello retiramos las hojitas y escamas que están debajo de la yema y alrededor del tallo. Lo cortamos en trocitos pequeños, y los vamos echando a un bol con agua fría, seguidamente enjuagamos y escurrimos bien.

Ponemos una olla con agua (1,5 l.) y un poco de sal, añadimos los espárragos y ponemos a cocer hasta que estén tiernos, algo más de 30 min.

Mientras se están cociendo los espárragos, preparamos el majado, para ello cortamos la cebolla y los ajos y los freíamos a fuego medio hasta que estén ligeramente dorados, los sacamos y reservamos.

En el mismo aceite, freíamos las almendras hasta que estén doradas. Reservamos.

Freímos también las rebanadas de pan, y las añadimos a un bol con agua (unos 200 ml.) las dejamos empapar.

Ahora con una batidora o en la th, trituramos la cebolla, las almendras y el pan con el agua hasta obtener una masa fina.

Incorporamos este majado la olla donde hemos hervido los espárragos, añadimos el sobre de azafrán, salpimentamos y mezclamos todo hasta que la sopa adquiera una textura uniforme.

Lo llevamos a ebullición y una vez alcanzado este punto, lo dejamos cocer durante unos 15 minutos a fuego lento.

Escalfamos los huevos , para ello ponemos en un cazo agua y un poco de vinagre, cuando rompa a hervir los echamos con mucho cuidado y pasados unos minutos los sacamos, con una espumadera. Recortamos los posibles hilos que puedan haber aparecido.

Añadimos al plato de sopa, le añadimos unos pocos de picatostes y aderezamos con un poco de zumo de limón.

Que lo disfruten


www.foodandcook.net

10.2.10

Galletas de San Valentin

Dicen que no hay dos sin tres? bueno pues esta es mi segunda, espero que no se cumpla el dicho, porque después del virus, llegó el resfriado, con fiebre incluida, y espero que quedé ahí ..., mis defensas normalmente están bajas por la anemia, pero creo que en estas semanas se han ido de paseo ..., en fin, que nuevamente llego después de unos días imposibles.


Como todos sabemos San Valentín, está ahí a la vuelta de la esquina, y aunque nunca he celebrado nada en esta fecha, reconozco que en la cocina da mucho juego y que las posibilidades son infinitas y muy atractivas.


Y aunque no soy de muchos corazones, este año he decido preparar unas galletas decoradas y de este modo compartir con vosotros una de las últimas novedades, que se incorporan a este mundo de las galletas, como son las obleas decorativas. Hay de todo tipo, sencillas, elegantes, divertidas, para fiestas ... en fin todo un mundo, a mí personalmente me encantan las más simples. En unos meses tengo un encargo de galletas para una boda, algo verdaderamente especial, y quería ofrecerle algo distinto y con personalidad, cuando le mostré lo que tenía pensado hacerle con obleas, quedó deslumbrada, así que no nos lo pensamos más, decidido a la primera (pronto os subiré como quedan), realmente dan un matiz muy profesional. Son fáciles de utilizar, solo es cuestión de pegarlas una vez hayamos glaseado nuestras galletas y luego decorarlas a nuestro gusto


Yo las compré en Estados Unidos, pero sé que pronto llegarán aquí, no en obleas, pero sí en plancha de azúcar ... no quiero adelantarme, pronto lo veréis. En muchos países esto ya está más que implantado, pero aquí en España aún es algo nuevo, del que solo disponen las tiendas para confeccionar sus galletas personalizadas.


Otra de las cosas que tenía pendiente era subir la receta de galletas que utilizo desde que compré el libro Cookie Craft, y que es una maravilla, simplemente perfecta. Para las que ya habéis utilizado este tipo de masas, no todas son igual de manejables... esta sí lo es, para mí es la perfección de las masas, lo cierto es que todo lo que contiene este libro es así, todas sus masas, tanto la gingerbread, las de frutos secos, la de chocolate, todas todas son perfectas, así como sus glasas. Ya os lo comenté con anterioridad, pero creo que es un libro muy completo para iniciarse en esto de las galletas.



Cambiando de tema, son muchos los que me habéis escrito en estos días, no me olvido, iré contestando poco a poco, muchos de ellos, están relacionados con viajes a Nueva York, hoy os muestro uno de los sitios que no quise perderme en mi última visita a la Gran Manzana, es la tienda de cookies “ Eleni’s ”, uno de los mayores referentes en galletas decoradas, son muchos los que han seguido sus pasos. Sus galletas están elaboradas a mano, totalmente artesanales, la verdad es que se nota cuando las tomas, son suaves y muy muy buenas ... , también tienen brownies, cupcakes y cookies.


El enclave de la tienda es simplemente impresionante, dentro del mercado de Chelsea, pronto subiré un post sobre el, su arquitectura no deja indiferente a nadie, sobre todo el interior, y disfrutar de un paseo por sus galerías es toda una experiencia.


En el interior de la tienda no dejan de fotografiar, pero Quique se encargó de tomar algunas instantáneas desde el exterior, es mi paparazzi culinario, yo reconozco que soy bastante tímida en eso de ponerme a hacer fotos en las tiendas y los restaurantes ..., pero ahí está el, sin recato alguno.


También quiero agradecer a las web italianas Pianeta Donna, Bebe, y el portal español Bebe y Más sus gratas palabras y la valoración que hacen sobre sobre mis post de Galletas. Gracias



INGREDIENTES:

3 tazas de harina de repostería (450 gr.)

1/2 cdta. de sal

1 taza de mantequilla (225 gr.)

1 taza de azúcar (220gr.)

1 huevo grande

2 cdtas de vainilla


Royal Icing (ver receta aquí)



GALLETAS DE MANTEQUILLA (ROLLED SUGAR COOKIES)

Cookie Craft Peterson & Fryer


Tamizamos la harina y la ponemos en un bol junto con la sal y reservamos.

En un robot de cocina, en mi caso la (Kichen Aid utensilio paleta), ponemos la mantequilla junto con el azúcar y lo mezclamos a velocidad media-alta hasta obtener una masa esponjosa y fluida.


Añadimos el huevo y la vainilla y seguimos batiendo a velocidad media, hasta que queden incorporado los ingredientes y la masa presente una textura suave.


Bajamos a velocidad baja nuestro robot y vamos añadiendo la harina en varias incorporaciones hasta conseguir que nos quede una masa firme. (Si fuese necesario añadir más harina, pero siempre en pequeñas cantidades, una cucharadita, si nos excedemos de harina nos quedará una masa seca, que se resquebrajará al manipularla) Con estas cantidades no he necesitado añadirle, pero puede variar en función del tipo de harina que usemos.


Dividimos la masa que hemos obtenido en cuatro porciones, las envolvemos en film transparente y las dejamos en el frigorífico un mínimo de 1 hora antes de ser usada. Podemos guardarla durante 2 días refrigeradas o si lo deseamos congelarla.


Preparamos nuestro lugar de trabajo, para ello ponemos sobre la encimera un hoja de papel encerado, los listones a los lados (el espacio dependerá del rodillo, ya que los extremos de este descansarán sobre ambos listones), y otra hoja de papel encerado que la tendremos preparada para ponerla encima de la masa y de esta forma poder aplanar y distribuir la masa hasta que quede uniforme y con la medida que deseamos, para poder obtener una galleta ni demasiado fina y demasiado gruesa, es decir de unos 0.5 cm. de espesor.


Cogemos una de las porciones y las otras las seguimos dejando en el frigorífico, de este modo conseguiremos que nuestra masa no se atempere y siga estando igual de manejable en cada proceso de corte.

La depositamos sobre el papel encerado y entre los dos listones, la cubrimos por la parte de arriba con el otro papel encerado y vamos pasando el rodillo hasta distribuir la masa, este modo nos garantiza que no se nos pegue la masa en el rodillo, que no tengamos que estar añadiendo más harina de la precisa y sobre todo que no nos queden nada de residuos en la masa, pudiendo así reutilizar los restos que nos queden de los cortes tantas veces queramos.

Una vez tengamos la masa extendida procederemos a ir cortándola con los distintos cortadores, ahora en este paso podemos tomar dos caminos:

  1. Podemos transferir directamente el papel cera sobre el que hemos estado cortando a la bandeja de hornear (esto es perfecto para aquellos cortadores que poseen muchas endiduras y de fácil deformación a la hora de recogerlas con nuestra espatula). Si optamos por esta forma debemos de realizar los cortes con unas distancias mínimas de unos 1'5-2 cm entre cada una.


  1. Cortaremos la masa sobre el papel encerado, quitamos los restos de masas y vamos transfiriendo con la espátula de galletas cada corte, con mucho cuidado de que no se nos deformen, a la bandeja de hornear, en la cual tendremos depositado nuestra lamina antiadherente o papel de hornear..


Las pondremos en el honor, previamente precalentado a 175º y las hornearemos durante 12 minutos, en la parte media-baja de nuestro horno, aunque esto es como siempre, va en función de hornos, mi consejo es que hagáis un primera tanda de unas dos o tres galletas y luego, sigáis con el proceso normal, esto os dará una idea de como actúa vuestro horno. Al principio os parecerá que es poco tiempo y que parece que puedan estar crudas, pero cuando se enfrían están en su punto y perfectas.

Las sacamos del horno, las dejamos unos 2 o 3 minutos en la bandeja de hornear y a continuación las pasamos a la rejillas para terminar de enfriarlas allí.

Repetimos el mismo proceso tantos trozos tengamos de masa, yo mientras estoy horneando, voy realizando el corte de la siguiente y así hasta completar los cuatro cortes que tengo de masa.

Las decoramos a nuestro gusto con la glasa real (ver receta aquí) y las dejamos secar.

Una vez que estén frías, caliento un poco de glucosa líquida en el microondas, nada unos 10 segundos, y pincelo la oblea por su parte interna, para depositarla encima de la galleta, la presiono un poco con los dedos, para asegurar que quede pegada, y la dejamos secar, de 2 a 4 horas.

3.2.10

NANAIMO BARS


Pues tras unos días en Madrid, donde lo hemos pasado genial, con mucho frío eso sí, inclusive una tarde nos nevó en plena Gran Vía, momento precioso donde los haya, regresamos a Málaga cargados de energía, esa que siempre nos da pasar unos días fuera..., aunque nos duró poco, el sábado por la tarde tanto Quique como yo, empezamos a sentirnos mal, habíamos cogido uno de esos virus gastrointestinales que al parecer tanto abundan últimamente.


He estado fatal, me ha tenido en cama todos estos días, sin poder comer absolutamente nada, solo a base de agua y suero ... (he perdido 4 kilos), con fiebre ..., en fin un horror, ahora ya me estoy reponiendo poco a poco con una dieta blanda, y hoy ha sido el primer día en el que me siento con fuerzas, así que aquí estoy de nuevo ...


Aunque fuera de fecha, tanto por el viaje como por todo lo anterior, no quería de dejar de publicar la primera receta de este año con las Daring Bakers, unas maravillosas barritas típicas de Canadá, que no necesitan ser horneadas, algo que me fascina. Reconozco que siento especial predilección por los postres que no se hornean.



La preparación aunque parezca larga y tediosa no lo es, sobre todo si elimináis el proceso de hornear las galletas, para mí, absolutamente prescindible, creo que con cualquier galleta buena, quedarían igual de deliciosas, es más, yo hubiese puesto unas “digestive”.


Alteré un poco las proporciones de la base, ya que a Quique el coco rallado no le gusta nada, por lo que puse más galletas y más almendras. Quedó deliciosa y con un sabor suave a coco. Las cantidades podéis adaptarla a vuestros gustos, es más podéis añadir otros frutos secos si os gusta más. También le puse polvos de natilla, en vez de flan, para mi gusto el sabor es mucho más suave, y el colorido también más atractivo.



The January 2010 Daring Bakers’ challenge was hosted by Lauren of Celiac Teen. Lauren chose Gluten-Free Graham Wafers and Nanaimo Bars as the challenge for the month. The sources she based her recipe on are 101 Cookbooks and www.nanaimo.ca.



INGREDIENTES:

Para las Grahan Wafers


2 y 1 / 2 tazas + más 2 cdas. de harina

1 taza de azúcar moreno oscuro
1 cdta de bicarbonato sódico
3 / 4 cdta de sal
100 gr. de mantequilla muy fría.
1 / 3 taza de miel de sabor suave

5 cdas. de leche entera
2 cdas. de extracto de vainilla puro


Para Nanaimo Bars


Capa Base

1 / 2 taza (115 g) de mantequilla
1 / 4 taza (50 g) de azúcar.
5 cucharadas (75 gr) de cacao en polvo sin azúcar
1 huevo grande, batido
160 g de galletas Grahan Wafers
(le puse 210 gr)
1 / 2 taza (55 g) de Almendras
(le puse 105 gr)
1 taza (130 g) de coco rallado
(le puse 50 gr)


Capa Media

1 / 2 taza (115 g) de mantequilla
4 cdas (40 ml) de nata espesa
2 cdas. (30 ml) Natillas en polvo

2 tazas (254 g) de azúcar glas


Capa Superior

115 g de chocolate semi-dulce
28 g de mantequilla.



NANAIMO BARS

The Daring Bakers


Lo primero que prepararemos serán las galletas Grahan, para ello seguiremos los siguientes pasos:


En el tazón de un procesador de alimentos, combinar la harina, el azúcar moreno, polvo de hornear y la sal. Agregamos la mantequilla en cubos (esta tiene que estar muy fría) y la mezclamos hasta obtener una mezcla que tenga una consistencia parecida a una harina gruesa. No nos debe de quedar ningún trozo de mantequilla visible.

En un bol mezclamos con unas barillas la miel, la leche y la vainilla, añadimos a la mezcla de harina hasta que veamos que queda totalmente integrada y la masa está suave, queda bastante blanda.

Sacamos la masa del bol, y en una superficie enharinada, trabajamos la masa ligeramente, (si estuviese demasiado pegajosa, le añadiremos un poco más de harina) y hacemos con ella dos rectángulos que envolveremos con films transparente. Lo refrigeramos durante aproximadamente 2 horas, o durante la noche, si lo desea.

Empezamos a trabajar con una de las mitades de masa que hemos preparado (suficiente para esta receta), para ello estiramos la masa con un rodillo entre dos trozos de papel de hornear, cortamos las galletas según nuestros gustos (realmente dará igual, luego las vamos a triturar).

Horneamos durante unos 20 minutos a 180º o hasta que estén doradas y ligeramente firme al tacto.

Transcurrido el tiempo, las sacamos del horno y las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Una vez frías, las picamos, cuidado que nos queden hechas polvo.



Ahora preparamos la nuestras barras, constan de tres capas, que desarrollo a continuación:


Capa Base

Tendremos preparado en un bol, las galletas trituradas, el coco rayado y las almendras picadas.


Ponemos al baño maría (yo utilizo este que compré en Ikea, es una maravilla) la mantequilla, el cacao en polvo y el azúcar, vamos moviendo con cuidado hasta que se fundan todos los ingredientes. Seguidamente añadimos el huevo batido, e incorporamos a la mezcla hasta que esté totalmente integrado. Ahora unimos estas dos mezclas, y forramos la base del molde que vayamos a utilizar, presionando la masa, para que quede bien compacta.


Capa Media

En un bol de un procesador eléctrico (o con unas varillas) si lo hacemos de forma manual batimos la mantequilla y la nata unos segundos, hasta que estén incorporados, seguidamente añadimos los polvos de natilla y mezclamos nuevamente, poco a poco vamos añadiendo el azucar glas y mezclamos hasta obtener una masa suave y fluida. Extendemos esta mezcla sobre la capa anterior y la extendemos bien hasta que nos quede uniforme. (Lo dejamos enfriar tapado en el frigorífico mientras fundimos el chocolate)


Capa Superior

Mezclamos el chocolate y la mantequilla al baño maría hasta que estén integrados ambos ingredientes y tenga una consistencia fluida. Vertemos la mezcla sobre la capa media y lo extendemos hasta que quede completamente cubierto.


Lo dejamos enfriar en el frigorífico durante unas horas, lo sacamos y con cuidado cortamos en trozos del tamaña que más nos guste.


Que lo disfrutéis.



Related Posts with Thumbnails