Food & Cook: 1/10/09 - 1/11/09

28.10.09

MACARONS

Ya hemos regresado de Londres, han sido unos días maravillosos, lo hemos pasado genial y además hemos disfrutado de un parentesis otoñal, abrigos, bufanda, etc, todo un lujo para los que adoramos el invierno. Lo malo fué el regreso, cuando llegamos a Mälaga estabamos a 30º, como podéis imaginar el contraste fué brutal, allí estabamos a unos 12 grados por el día, las tardes mucho menos, pero para nosotros era un regalo añadido más para recrearse en la ciudad.


La vuelta como siempre me ocurre, con las pilas bien cargadas y con muchas ganas de todo, así que una vez desechas las maletas y organizado todo lo que traía, me dispuese a preparar los macarons con los que este mes nos retaban las Daring Bakers, sin duda alguna uno de mis pasteles preferidos, y una institución absoluta en mi adora Paris, a la cual adoro, de principio a fin, sus gentes, sus costumbres, su gastronomía, su elegancia, su coquetería, su música, su arquitectura, sus escaparates, el aire que se respiera en sus calles, bueno .... paro, mis calificativos sería interminables.

Conozcamos un poco más los famosos "Macarons" franceses, estos pastelitos de atractivos colores y delicada forma, nacieron como otras muchas recetas en la corte francesa, exactamente en el siglo XVIII, inicialmente se servían de dos en dos, y era costumbre añadirle confituras de frutas, más tarde la célebre pastelería Laduree de Paris, tuve la gran idea de unirlas y rellenarlas con un delicioso ganache, siendo hastas día de hoy la forma tradicional de este delicado pastel.


Sus ingredientes son sumamente sencillos, claras de huevo, almendra y azúcar, sus posiblidades infinitas, tanto como os dicte vuestra imaginación, frutas, chocolate, vainilla, etc, sus rellenos más de lo mismo, hay tantos y tan variados .... que hacen de este delicado pastel de terminación perfecta todo un disfrute para nuestra imaginación y como no, lo más importante, un verdadero gozo para nuestro paladar.


Por supuesto, visitar Paris conlleva probar sus macarons, visitar la mítica Laduree, y recrearse en sus atractivos e imaginativos escaparates, un disfrute visual del que podremos disfrutar por muchas de las delicadas pastelerías que hay por toda la ciudad, como lo estambién la de Pierre Hermé.


La ultima vez que regresamos de Paris, me dispuese a preparlos y desde entonces, lo hagos. Hoy preparé unos de Limón, Frambuesa y Té Marcha. Su elaboración es sencilla, y darle la forma característica, es solo cuestion de un poco de práctica, aunque no os salgan a la primera por su forma, el sabor sí que lo será, así que no dudeis en preparlos, son deliciosos.



Estos pasteles quedan perfectos a los dos días de su preparación, tanto su textura como su sabor alcanzan el equilibrio perfecto, por lo que son ideales para regalar, además del añadido atractivo que poseen y la coquetería que presenta una caja de macarons, que me decís de si nos ofrecen una cajita como esta y que además está deliciosa? .... Ummm

The 2009 October Daring Bakers’ challenge was brought to us by Ami S. She chose macarons from Claudia Fleming’s The Last Course: The Desserts of Gramercy Tavern as the challenge recipe.


INGREDIENTES

450 gr. azúcar glas

280 gr. almendras molidas

7 claras de huevo

6 gotas de colorante rosa

6 gotas de colorante amarillo

6 gotas de colorante verde


Relleno de Té Matcha

1/2 cdta. de te matcha

150 gr. de chocolate blanco

70 ml. de nata líquida


Mermelada de Frambuesa

Lemond Curd


MACARONS by Pierre Hermé

Pierre Hermé Postres de Larousse

  1. Lo primero que haremos será tamizar el azúcar glas y las almendras molidas, esto nos hará que los macarons nos queden con una superficie lisa y sin grumos.
  2. Ahora montamos las claras de huevo, para ello ponemos en nuestro bol las claras y vamos batimos hasta conseguir que tenga un punto firme, seguidamente añadimos las gotas de colorante y batimos hasta que el color se unifique en toda la mezcla.
  3. Con ambos ingredientes ya preparados, procedemos a incorporarlos, para ello espolvoreamos la mezcla de azúcar y almendras sobre las claras en forma de lluvia, mezclamos con una cuchara de madera removiendo desde el centro hacia los bordes y girando el bol. La mezcla la tenemos que hacer de forma muy suave, ya que sino se nos hundirán las claras. Debemos obtener una masa fluida.
  4. Precalentamos el horno a 250º
  5. Ponemos una hoja de papel de hornear sobre nuestra bandeja. Vertimos la masa en una manga pastelera con una boquilla lisa (de uno 2 cm, nº8).
  6. Vamos formando los macarons sobre la bandeja (aproximadamente de unos 2,5 cm).
  7. Dejamos reposar los macarons durante una hora mínimo, (si los dejáis más horas no pasa nada) para que se forme así la pequeña costra que tiene el pastel.
  8. Metemos la bandeja en el horno y bajamos la temperatura inmediatamente a 180º, y los dejamos cocer de 10 a 12 minutos con la puerta del horno entreabierta.
  9. Cuando tenemos nuestros macarons cocidos, sacamos la bandeja del horno, levantamos un poco el papel de hornear y bajo el papel pulverizamos un poco de agua. El vapor que genera el agua hace que se despeguen los macarons con más facilidad.
  10. Pasamos los macarons a una rejilla para terminar de enfriar y seguidamente lo rellenamos.

Los rellenos pueden variar según el gusto de cada cual, las posibilidades son infinitas, algo que me gusta especialmente, porque varía mucho el conjunto de un relleno a otro, haciendo de este rico dulce algo novedoso siempre. Estas son mis sugerencias, aunque podéis ponerle las que más os apetezcan y sean de vuestro agrado.


.......................................................................................................................................................


MACARON DE TE MATCHA: Para el relleno de te matcha ponemos en un cazo la nata junto con el té, cuando empiece a hervir la retiramos del fuego y le añadimos el chocolate blanco, lo incorporamos con suavidad hasta que esté complemente integrado. Lo dejamos enfría y lo ponemos en el frigorífico durante una hora.


MACARON DE FRAMBUESA: Para los de frambuesa, le añadimos mermelada de frambuesa.


MACARON DE LIMÓN: Los limón, los rellenamos de lemond curd


Que lo disfrutéis.

15.10.09

PUMPKIN CINNAMON ROLLS (Espirales de calabaza y canela)

Llevo unos días alejada del blog, pero es que han sido unos días muy intensos, el 7 y el 11 de octubre han sido nuestros cumpleaños, mío y de Quique respectivamente,así que hemos estado de cumpleaños, organizando fiestas con la familia, los amigos, cenas, en fin, mucho trajín, y además te todo eso, también he estado organizando el regalo que nos hemos dado mutuamente, una semana en Londres, ya henos estado varias veces, pero nos gusta mucho en otoño, su temperatura, su colorido ...., así que esta misma tarde salimos dispuestos a disfrutar de esas maravillosas temperaturas otoñales de las que disfrutan allí, y que por ahora no llegan a Málaga ni de lejos, solo por las noches nos deja sentir la sensación de frescor.


Y como ya estamos en otoño, y octubre es el mes por excelencia de la calabaza, que mejor que traer estos bollos con ese colorido tan otoñal y sumamente deliciosos.


En casa este tipo de bollería gusta mucho, yo me considero una amante incondicional de los cinnamon rolls, y cuando ví esta receta con calabaza incorporada me cautivó. Tanto por la canela, que me fascina, como por la suavidad este tipo de masas estos rollos son una autentica maravilla, esponjosos, suaves y con un sabor único.


Templados con un buen vaso de leche son insuperables, espero que lo disfrutéis tanto como nosotros.


Estas fotos son del año pasado en Dublín, el colorido de sus parques es maravilloso, adoro la mezcla de colores que ofrecen las hojas de sus arboles, es un disfrute visual precioso.


Nos vemos a la vuelta, disfrutad del fin de semana.


INGREDIENTES

1 taza de pure de calabaza (250 gr)*

2 huevos

4 cucharas de agua

1/4 taza mantequilla (56 gr.)

2 + 1/2 tazas de harina (400 gr.)

1 + 3/4 taza de harina de fuerza (260 gr.)

1/4 taza de leche en polvo

1 cucharadita de canela

1/2 cucharadita de jengibre en polvo (opcional)

3 cucharadas de azúcar morena

1 cucharadita de sal

1 sobre de levadura de panadería (7 gr.)

* Para obtener esa cantidad de pure he utilizado una p

ieza de 1,400 de calabaza


Relleno


40 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

80 gr. de azúcar

20 gr. de azúcar morena

20 gr. de canela


Glaseado

1 taza de azúcar glas

leche templada

PUMPKIN CINNAMON ROLLS

Rollos de canela y calabaza


Lo primero que haremos será preparar nuestro puré, para ello pondremos la calabaza en el horno a 190º durante una hora aproximadamente, pasado el tiempo comprobamos que la calabaza tiene una textura blanda, si no fuese así lo dejamos un poco más, hasta conseguir la textura deseada.


Sacamos la pulpa de la calabaza y con la ayuda de un colador, vamos eliminando todo el agua que tiene presionando con una cuchara, hasta conseguir que quede sola la pulpa.


Una vez que tengamos el pure templado, procedemos a preparar la masa, para ello ponemos en el vaso de un robot de cocina el azúcar, la sal y la mantequilla con el accesorio de pala y lo batimos a velocidad media hasta que veamos que están completamente integrados los ingredientes y la mezcla haya adquirido volumen, a continuación incorporamos el pure de calabaza, los huevos y el agua, seguimos mezclando hasta que queden integrados.

Añadimos el resto de ingredientes y lo mezclamos a velocidad lenta unos segundos hasta conseguir que quede unificada la masa, ahora cambiamos nuestra pala por el accesorio de amasar y lo dejamos amasar durante unos minutos hasta que veamos que la masa nos queda suave y con una textura sedosa (sin que se nos pegue cuando la manipulamos).


Dejamos fermentar en un bol ligeramente engrasado con aceite, y tapado con un film o un paño de cocina, durante 1 hora y media.


Nuestra masa ya está lista, así que ahora procedemos a estirarla con un rodillo de cocina enharinado hasta formar un rectángulo de unos 35 x 40 cm y con un grosor de unos 1,5 centímetros.


Sobre nuestra masa extendida pincelamos con la mantequilla y lo rociamos con el azúcar y la canela, seguidamente lo enrollamos y lo cortamos en trozos de unos 2,5 o 3 centimentros, (sin presionar la masa, sino nos cambiará la textura final y dejarán de ser esponjosos).


Pasamos a una bandeja de hornear, (los colocamos separados a una distancia de unos 2 cm, de esta forma no se tocarán cuando aumente la masa) y los volvemos a tapar con un paño de cocina y los dejamos que dupliquen su tamaño nuevamente.


Precalentamos el horno a 180 grados, introducimos nuestros rolls y los dejamos hornear durante unos 15 minutos o hasta que estén dorados, (cuidad aquí porque al tener un color anaranjado puede parecer que no estén tan dorados y se nos queme).


Los dejamos entibiar y le añadimos el glaseado, que habremos preparado añadiendo la leche al azúcar hasta que quede disuelta y con una textura homogénea.


Listos para disfrutar.

5.10.09

MOULES- FRITES ( Mejillones belgas a la provenzal)

Moules et frites o lo que es lo mismo, la unión de los dos emblemas nacionales de la gastronomía Belga como son sus mejillones y patatas fritas. Sin duda una pareja perfecta para disfrutar del plato más popular de Bélgica y en concreto de Bruselas y de la costa Belga.


Es costumbre presentarlos en una olla negra acompañados de patatas fritas gruesas, y tanto los mejillones como las patatas se comen con la ayuda de una concha a modo de tenaza, es la "cubertería" más adecuada para disfrutar en toda su magnitud de este molusco adorado por todos (aunque en los restaurantes os servirán cubiertos)

Como podéis ver en la foto de abajo la olla tiene una tapadera que al darle la vuelta tiene forma de cuenco y que es en el que vamos depositando las cascaras a medida que vamos tomando el plato, por lo que al final de la comida nos encontraremos con una olla vacía delante nuestra y la otra mitad, hasta arriba de conchas, sin duda muy peculiar.


En mis visitas a Bélgica he ido comprando menaje y sin duda no podía faltar la tradicional olla para mejillones, en una mis visitas me traje la grande, que es la que ponen en todos los restaurantes, y esta última vez compré estas en versión individual, muy coquetas e ideales para disfrutar de un maravilloso y atractivo entrante.


Los mejillones suelen prepararse rehogados en su propio jugo y con diversos ingredientes, como verduras, nata, etc, ..., los encontrarás al ajillo, con crema, con verduras, a la provenzal (como esta receta que os presento hoy), y un sinfín más de propuestas, todas deliciosas ...., y es que como os comenté en el post de las endivias, la gastronomía Belga es excelente.


Algo que nos resulta sumamente atractivo a los visitantes es la fusión mejillones-patatas fritas que presenta este plato. Si nos remontamos tiempo atrás, comprenderemos la importancia que este tubérculo ha tenido en este país, en la que encontró un suelo idóneo y unas condiciones climáticas óptimas para su crecimiento, y del que ellos han hecho un gran disfrute, de hecho este país no sería el mismo sin los numerosos puestos de frituur que adornan sus calles y rincones, con esos cucuruchos de patatas fritas y mayonesa listas para disfrutar en cualquier momento y a cualquier hora, ¡¡ maravilloso !!


Un dato, en Bélgica existen más de 4.000 puestos de patatas fritas y más de 50 tipos de salsas para acompañarlas, sorprendente verdad?


Tengo que admitir que yo siento verdadera pasión por los mejillones y encontrarse en una ciudad en la que los disfrutan tantísimo y de los cuales hacen un plato tan maravilloso es todo un disfrute, que aunado con su chocolate y con la insuperable belleza que presenta toda la región de Flandes son la mejor síntesis del hechizo que Bélgica despierta en cualquier persona que la visita.


MOULES- FRITES ( Mejillones belgas a la provenzal)


1 kg. de mejillones

60 gr. de mantequilla (se puede sustituir por aceite)

2 dientes de ajos

1 cebolla

3 tallos de apio

1 lata de tomates cortados en trozos (no triturado)

250 ml. de vino blanco

sal

pimienta

PREPARACIÓN:


Lo primero que haremos será limpiar nuestros mejillones, para ello cogeremos un cuchillo y con el lado plano de la hoja, rasparemos bien la concha, seguidamente retiraremos las barbas o filamentos del extremo superior de la concha.

Ahora procederemos con un cepillo de cerdas duras a cepillar cada mejillón debajo del grifo, para que queden perfectamente limpios y eliminar la posible arena que pudiera tener adherida.

Una vez que hayamos terminado de limpiarlos, los pondremos en un bol con un poco de agua con sal, lo mantendremos ahí mientras preparamos el resto del plato.

Seguimos con nuestra receta y para ello nos ponemos manos a la obra con la verdura, picamos el ajo, la cebolla y el apio en trocitos pequeños y lo reservamos.

En una olla, calentamos la mantequilla a fuego lento hasta que se derrita ( o el aceite), añadimos el ajo, la cebolla y el apio y lo rehogamos hasta que estén tiernos.

A continuación añadimos la lata de tomate, muy bien escurrida y se la añadimos a las verduras junto con la sal y la pimienta, lo dejamos rehogar durante 5 minutos más con la olla tapada.

Pasado los minutos, añadimos el vino blanco y lo dejamos cocer a fuego lento durante unos 15 minutos. A continuación añadimos las hojas de los apios, y los mejillones, tapamos la olla y los dejamos hervir a fuego lento durante unos 10 minutos más.

Ahora ya tenemos nuestros Moules listos para disfrutar.


Buen Provecho


Related Posts with Thumbnails